Durante doce días, sus noches, sus madrugadas. Bajo la lluvia, el viento y el sol, te hemos esperado. Queríamos volver a ver tu sonrisa, el brillo de tus ojos y escuchar tu voz.Doce días en que nos hemos movilizado, unos en las batidas, otros en las concentraciones, otros rezando…. Al final,has vuelto a nosotros en un trocito de cada uno de nuestros corazones que no podremos olvidarte. Dicen que cuando alguien inocente se va, una estrella nace en el cielo y ,  por ti Gabriel, que te gustaba el mar y los peces, también ha nacido una estrella de mar para que, desde donde estés, puedas ver tus pececitos. D.E.P.