Esta temporada ha estado marcada por la perdida de parte del futuro de todos.Un pececito al que obligaron a irse mucho tiempo antes del que necesitaba para vivir.Su sonrisa nos acompañara siempre y, por eso, en la pasada Bonicup celebrada en Vícar,todos los equipos participantes le rindieron un recuerdo emotivo. Le gustaba el fútbol, pero sobre todo le gustaba la vida y , eso, contagiaba. Aprendamos a vivir y sonreir como él lo hacia, porque se esa forma siempre estará con nosotros.¡¡GRACIAS , GABRIEL¡¡

¡¡