Nuestros equipo juveniles, durante la temporada que termina, nos han dado grandes momentos, estando siempre en la lucha por los puestos nobles de la clasificación. Hacer balance siempre es positivo, se iniciaba la temporada con importantes objetivos deportivos pero, con más interés, en seguir progresando, mejorando a nivel colectivo y particular.

Los principios, como todos, fueron difíciles y  se complicaron en el equipo de segunda división con la marcha del técnico por problemas personales y laborales, pero el compromiso de todos, la voluntad de mejorar siempre y las ganas de competir nos han concedido, al final, un puesto muy digno y nos ha enseñado que , con ganas, voluntad y un poquito de fortuna  se pueden formar los cimientos para la próxima temporada ser más ambiciosos en lo deportivo, sobre todo, por la buena temporada de los juveniles de tercera Andaluza que han mantenido un buen nivel y han contribuido, muchas jornadas, a la buena marcha de sus hermanos de segunda.

El noventa por ciento de la plantilla de ambos equipos, ha estado formada por jugadores que vienen de las bases del Club. Algo que hay que valorar en su justa medida y que habla del buen hacer de quienes conforman el club y trabajan en los equipos de categorías inferiores  que hacen posible el mantenimiento de jugadores, su progresión y avance en sus conocimientos y compromiso.

Ahora toca prepararse cara a la próxima temporada y volver a disfrutar practicando fútbol.